ACTUALIDAD
Y NOTAS DE PRENSA

Imagen_actualidad

  • 04/03/2016

    La AICCPE mantiene su representación en la Junta de Gobierno de FEDECA

    Guillermo Llopis Serrano ha sido elegido vocal de la Junta de Gobierno de FEDECA

    mas info
  • 15/12/2015

    LA AICCPE SE REÚNE CON CIUDADANOS

    En la reunión se analizaron propuestas de mejora en los Ministerios de Fomento y Medio Ambiente

    mas info

Descripción de las funciones del Cuerpo.

LAS FUNCIONES DEL CUERPO DE INGENIEROS DE CAMINOS, CANALES Y PUERTOS DEL ESTADO

En los últimos años se ha transmitido a la opinión pública, por parte de los responsables políticos, la necesidad de controlar el déficit público y de moderar, como consecuencia de ello, el crecimiento de la deuda pública.

La necesidad de esta medida se ha justificado, bien por detener el drenaje del ahorro generado por la economía hacia la inversión pública, bien por la necesidad de mejorar la situación del sector exterior aumentando las exportaciones netas.

El razonamiento de estos planteamientos se basa en que el ahorro generado en la economía se distribuye entre la inversión del sector privado, el déficit público y las exportaciones netas. Por consiguiente si se disminuye el déficit público, se dispondrá de una mayor cantidad de ahorro para destinarlo a las inversiones del sector privado y a generar superávit en el comercio exterior.

La acción de los diferentes gobiernos se ha detenido en este análisis, es decir, en la toma de decisiones de cuánto del ahorro generado por la sociedad se ha de destinar al sector privado, cuánto al sector exterior y cuánto al sector público.

Esta acción, desde el punto de vista estrictamente contable, es correcta, pero se debería de analizar en mayor profundidad todo lo relativo a la compra de bienes y servicios por parte del Estado. La compra de bienes, en su mayor parte, se encuentra constituida por la inversión pública, e igualmente, la mayor parte de la compra de servicios lo constituye el mantenimiento y conservación de los bienes comprados por el Estado en los años anteriores.

Los bienes adquiridos por el Estado, se integran en el Patrimonio del Estado y en los bienes de Dominio Público. Los bienes del Patrimonio del Estado son aquellos que utiliza el propio Estado para su funcionamiento y los bienes de Dominio Público son los que utilizamos todos los ciudadanos. Entre estos últimos se encuentran las autovías, las carreteras, las vías de ferrocarril, las presas, los canales y los puertos.Los funcionarios que han gestionado este patrimonio han sido los Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos del Estado, con la colaboración de los Ingenieros Técnicos de Obras Públicas.

El colectivo no es muy numeroso pues lo constituyen aproximadamente mil cien Ingenieros de Caminos que conforman el Cuerpo de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos del Estado, aunque actualmente el número de efectivos en activo en la Administración General del Estado supone unos dos tercios de la cifra total.

Por tanto, si se pretende continuar con el aumento de esta riqueza, que es de todos, de habrá de contar con este colectivo deteniendo la erosión que ha padecido en los últimos años en los que el desprestigio de lo público ha afectado también a estos ingenieros.

Para tratar de frenar este deterioro los ingenieros pertenecientes al Cuerpo de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos del Estado se han integrado mayoritariamente en una Asociación Profesional que, entre otros fines tiene el de velar por la mayor eficacia y eficiencia en el desarrollo de las funciones que este colectivo tiene encomendadas por el Estado, que son las siguientes:

a) La planificación de las inversiones públicas.

Esta función conlleva la realización de todos los estudios precisos para poder presentar un conjunto de inversiones que, siendo respetuosas con el medio ambiente, puedan ser ordenadas por los responsables políticos y aprobadas por las Cortes Generales, bien con carácter concreto a través de la Ley de Presupuestos anual bien con carácter general a través de leyes especificas.

b) La redacción de los proyectos seleccionados.

Las actuaciones seleccionadas deben ser objeto de un proyecto de construcción para que puedan ser sacadas a licitación pública. En estos proyectos, se ha de elegir entre las diferentes alternativas técnicamente factibles la que se considera mejor, tanto desde el punto de vista del dimensionamiento de la infraestructura, como desde el punto de vista medioambiental.

c) La construcción de los proyectos efectuados. 

La fase de construcción, es decir, la de materialización del proyecto, ha de ser seguida con especial cuidado por parte de la Administración, ya que la obra ha de ejecutarse con sujeción a los planos y pliegos de condiciones técnicas del proyecto. La calidad de la obra ejecutada depende fundamentalmente del control que se realice durante el proceso de construcción.

d) La explotación de las obras ejecutadas.

Las obras realizadas han de utilizarse para conseguir los objetivos para los que fueron concebidas y esto requiere una gestión eficaz de las infraestructuras porque, si no es así, no se alcanzarán los fines que se plantearon cuando se seleccionó la inversión.

e) La conservación de las obras realizadas.

Las infraestructuras al ser utilizadas, como cualquier bien, se deterioran. Es preciso paliar lo más posible el desgaste de las mismas, conservándolas adecuadamente. Esta actividad requiere, a su vez, la realización de inversiones de conservación.

f) La absorción de las innovaciones tecnológicas.

Los avances técnicos de otros países o la investigación científica que se esté llevando a cabo en los campos de la obra pública han de ser incorporados a los proyectos futuros. Los Ingenieros de Caminos del Estado deben de conocer la situación en cada uno de sus campos de actividad y tratar de realizar la Normativa Técnica precisa para su cumplimiento posterior.

Estas funciones han de ser, como se ha dicho anteriormente, dinamizadas y actualizadas y los gobiernos, cuando hablen del control del gasto público, no deben de proponer para su mejora exclusivamente normas de carácter contable o presupuestario, sino que se deberían de incluir normas de control de carácter técnico para cada una de las fases de la inversión. Esto debe de ser así, porque solamente desde estos planteamientos rigurosos la inversión pública efectuada puede mejorar los resultados de las inversiones privadas abaratando los costes de las empresas y mejorando su competitividad. Es decir las inversiones públicas así planteadas colaborarían al aumento de las inversiones privadas y a la mejora del sector exterior incrementando las exportaciones netas.

La inversión privada y la inversión pública no son independientes sino que se encuentran relacionadas entre sí y por tanto, esta últimas no pueden hacerse sin tener en cuentas las primeras.

Lo que se quiere transmitir con lo que se ha expuesto es, que el control contable del gasto público es una faceta importante, pero que no es la única, pues se tienen las facetas de planificación de las inversiones públicas, de la redacción de los proyectos necesarios, de la construcción de estos proyectos, de la explotación de las obras realizadas, de la conservación de las infraestructuras ejecutadas, de la innovación tecnológica, entre otras, que deben ser tenidas en cuenta ya que son anteriores al control contable del gasto público y son las que realmente van a tener incidencia sobre las inversiones realizadas por el sector privado, pues van a actuar como un auténtico elemento dinamizador de las inversiones efectuadas por este sector.

Por consiguiente, se han de dar normas actuales y precisas en cada una de estas facetas que son las que se corresponden con las funciones del Cuerpo de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos del Estado. Es evidente la importancia de esta funciones, pero esta importancia también ha dado lugar a que por ambiciones personales hayan querido tomar parte en ellas individuos no capacitados, siendo en ocasiones tolerada esta intromisión, cuando la sociedad, prácticamente al completo, tiene conocimiento de la dificultad inherente a la profesión que se culmina mediante el ingreso en el Cuerpo mediante libre oposición, realizada en base a los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad.

Los escándalos de corrupción ligados a la contratación pública, en una todavía joven Democracia, y que han tenido su base fundamentalmente en la escasa transparencia de la financiación de determinadas organizaciones políticas, han dado lugar siempre a ideas referidas a la necesidad de un exhaustivo control contable de las inversiones públicas. Pero los que así piensan, han olvidado que para evitar la generalización de la corrupción en el campo de las obras públicas, se ha de restituir el protagonismo que los Ingenieros de Caminos del Estado han tenido en todo lo que se refiere a la inversión en dichas obras públicas. Y esto, por un doble motivo, en primer lugar porque son los funcionarios que el Estado ha seleccionado para cumplir estos fines y en segundo lugar porque son los que técnicamente se encuentran mejor preparados para ejecutar del modo más idóneo estas funciones.

Por tanto, todo lo que se haga en aras de dispersar entre otros colectivos las funciones que ha de desempeñar en exclusiva este Cuerpo, en el que debieran quedar integrados todos los Ingenieros de Caminos funcionarios de la Administración General del Estado y sus Organismos Autónomos que de hecho, desde 1984, vienen igualmente desempeñando estas funciones en el ámbito de dicha Administración General del Estado, contribuirá a dificultar la consecución de los objetivos de eficacia de la inversión, control técnico del gasto e innovación tecnológica, tantas veces invocado por los representantes de los partidos políticos.

En los contrastes de los diferentes puntos de vista, con frecuencia se argumenta que en la actualidad las empresas del sector cubren, si no en toda, si en gran parte, las necesidades de la Administración, pero este argumento es fácilmente rebatible pues como se sabe desde Adam Smith, "cualquier propuesta de ley o reglamentación que provenga de los empresarios ha de analizarse con cautela y preocupación y ha de ser examinada escrupulosamente pues proviene de personas cuyos intereses no suelen coincidir con los públicos".

Estos análisis y estos exámenes de las propuestas, si es que existieran, deberían de realizarlos un personal mejor preparado que el del sector privado y, por tanto, incluso en esta situación extrema, el Cuerpo de Ingenieros de Caminos tendría su razón de ser.

Con el fin de defender estos intereses generales, los ingenieros del Cuerpo de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos del Estado manifiestan su sentir colectivo por medio de la Asociación Profesional que hemos mencionado anteriormente, con el único objetivo de seguir colaborando, desde su protagonismo en el servicio al Estado en el campo de la inversión pública en infraestructuras, en el mayor crecimiento de la riqueza nacional.

AICCPE Asociación de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos del Estado  Aviso LegalPrivacidad